El objetivo del proyecto era diseñar un nuevo custumer journey centrado en la experiencia en Roller. Como vendedor de esta sección, ya conocía al usuario en todo detalle, lo que me permitió proyectar una solución que diera respuesta a problemas con los que se encuentra antes, durante y depués del proceso de compra.

El proyecto se divide en tres zonas, cada una correspondiente a un nivel: principiante, intermedio y avanzado. Estas contienen los elementos que requiere el usuario para apreciar el valor del producto dentro de su nivel: barandillas, curvas, rampas y texturas del suelo, para probar los detalles más técnicos. El vinilado de los bancos, las farolas, cesped y plantas fueron los toques finales para acercar al máximo la experiencia urbana al interior de una tienda.

Experiencia 360º

Como parte del proyecto de movilidad en patinete, incorporamos eventos para niños los fines de semana. También asigné a cada sección un patinete por la eficiencia a la hora de desplazarse en las tareas, el disfrute de los empleados y para añadir un punto más a esta experiencia usuario diferenciadora. ¿Quién no recuerda de las chicas con patines en el supermercado?